trabajar menos

Trabajar menos y hacer más: 3 trucos indispensables

Por – 

Trabajar menos y hacer más cosas es una meta que podemos alcanzar sin tantas complicaciones. Aquí te contamos cómo lograrlo.


Trabajar menos y hacer más cosas es una meta que podemos alcanzar sin tantas complicaciones. Aquí te contamos cómo lograrlo.

En el mundo tan agitado en el que vivimos, es difícil encontrar tiempo para relajarse y disfrutar la vida. Trabajar menos y hacer más, parece un mantra difícil de lograr. No importa si eres un empleado de tiempo completo o un emprendedor que no tiene un horario fijo, todos batallamos con cierto número de problemas fisiológicos, diferentes factores de estrés y un sinnúmero de ansiedades.

En caso de que los intentos por ser un emprendedor más saludable se te van de las manos, no debe sorprenderte que debas enfrentar algunas dificultades como manejar correctamente tu tiempo y eliminar las rutinas habituales que te quitan tiempo todos los días.

Si constantemente te sientes abrumado(a) con una aparentemente interminable lista de pendientes, probablemente es tiempo de revisar tu rutina diaria en el trabajo y hacer los ajustes necesarios para ayudarte a aumentar tu productividad. Para ello, aquí te compartimos 3 trucos que te ayudarán a tus empleados o a ti mismo a trabajar menos y hacer más:

  1. Usa una prueba automatizada de pérdida de tiempo

Este primer truco para trabajar menos y hacer más, surge del libro Piensa como un freak, de Steven D. Levitt y Stephen J. Dubner. El concepto es algo muy sencillo y puede ser agregado a cualquier rutina de trabajo. Si tienes empleados, pídeles que lleven a la oficina una bolsa de M&M’s que contenga únicamente chocolates de color café. Esto te ayudará a saber qué tan buenos son siguiendo instrucciones y poniendo atención a los detalles.

El siguiente escenario es una historia real que ilustra perfectamente por qué funciona este ejercicio: La banda de rock Van Halen, durante sus giras, daba conciertos en escenarios colosales con audio súper potente y un juego de luces increíble. Por esta razón en una cláusula adicional del contrato de 53 páginas, la banda ponía las instrucciones detalladas del montaje del escenario para asegurarse de que nadie resultara muerto por el colapso de la estructura o un cortocircuito de la torre de luz.

Pero ¿cómo podría Van Halen asegurar que todos los promotores de cada ciudad que visitaba el tour leyeran todo el contrato e hiciera las instalaciones de manera adecuada? Es aquí donde intervienen los M&M’s. En las cláusulas del contrato se estipulaba que, en la barra de dulces, todos los chocolates de color café de dicha marca, deberían ser quitados de los tazones.

Como cuenta el vocalista de la banda, David Lee Roth, él inmediatamente pasaba a la zona de camerinos para revisar los tazones de M&M’s. Si veía que alguno contenía chocolates de color café, sabía que el promotor no había revisado detenidamente el contrato y que el equipo de la banda tendría que hacer una revisión exhaustiva de las instalaciones para asegurarse de que los detalles más importantes no hubiesen sido pasados por alto.

Puedes usar esta sencilla idea cuando debas seleccionar posibles proveedores, subcontratistas, empleados freelance y más. De esta manera podrás ahorrar muchísimo tiempo productivo al rodearte de gente que realmente pueda seguir las instrucciones y esté atenta a los detalles. Así será más sencillo alcanzar tu objetivo de trabajar menos y hacer más.

  1. Solidifica los sistemas tanto para tu vida personal como para el trabajo

Una buena compañía siempre necesitará sistemas sólidos ya listos para trabajar menos, pero hacerlo de manera efectiva y eficientemente. Esto también se puede aplicar para tu sistema de trabajo personal. Además, te permitirá minimizar las distracciones y a reducir tus cargas de trabajo. David Allen, consultor e instructor en productividad, sugiere las siguientes acciones:

  • Utiliza listas de pendientes para organizar tareas en otros medios físicos.
  • Divide las tareas grandes en prácticas productivas más pequeñas y factibles.
  • Evita “quemarte” trabajando exhaustivamente y realiza tareas colectivas más pequeñas.

Administrar adecuadamente tu tiempo, también es vital para tus habilidades personales. Es recomendable tener un calendario compartido con tus empleados, en ellos puedes poner bloques de tiempo dedicados a ciertas tareas y así ayudarles a reducir el estrés cuando completan tareas. Incluso puedes programar horas en las que te encuentres disponible para que tus empleados puedan consultarte todas sus dudas.

  1. Elige sabiamente tus batallas

Así lo esperes o no, los desafíos diarios ocurrirán en el transcurso de la vida útil de tu empresa. Desde la actualización de los sistemas de facturación, hasta la protección de los datos sensibles de tu compañía, siempre surgirá algo nuevo.

No obstante, como emprendedor, debes escoger sabiamente tus batallas. Es fundamental que ayudes a reducir las complicaciones laborales menores, enseñándole a tu equipo a resolver los problemas por ellos mismos, en lugar de esperar a que tú tomes todas las decisiones frente a las contingencias.

Un estudio reciente examinó el hábito de revisar constantemente el correo electrónico en el trabajo. Los sujetos que se sometieron a esta prueba, debían reducir la cantidad de revisiones y solo hacerlo durante los lunes en la tarde. Los resultados arrojaron los siguientes datos:

  • Los problemas tendían a resolverse por sí mismos a través de las conversaciones con otros empleados.
  • Hubo un incremento en la eficiencia en un 30-40% durante la ejecución de las tareas más urgentes.
  • Los participantes se sintieron menos estresados y más descansados.
  • Las relaciones de negocios, con los empleados y con ellos mismos, mejoraron sustancialmente.

Si bien este experimento puede parecer bastante extremo, realmente ilustra cómo y por qué los líderes deberían cambiar su mentalidad de “siempre disponibles”, la cual no es una habilidad necesaria para ser un buen líder. Cada uno debe tener una cantidad limitada de tiempo, en cuanto a disponibilidad se refiere.

Aunque la tentación de combatir en cada conflicto sea mucha porque “es lo correcto”, las batallas pueden consumir mucho tiempo y energía persona que podría ser empleada productivamente en otras actividades. Elegir sabiamente las peleas te hará ser más eficiente al ganar batallas que son importantes.

Selecciona las situaciones que puedan tener consecuencias importantes y podrás mantener la energía necesaria para otras cosas, así como cuidar las relaciones y la salud mental. Para lograr esto, es necesario evaluar cuidadosamente cada situación y reflexionar profundamente en los trucos que te compartimos anteriormente.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval