productividad

Productividad: 10 sencillas formas de hacer más

Por – 

La productividad es más sencilla de lo que imaginas, siempre y cuando tomes en cuenta las prioridades y los detalles. Hoy te contamos cómo lograrla sin complicaciones.


La productividad es más sencilla de lo que imaginas, siempre y cuando tomes en cuenta las prioridades y los detalles. Hoy te contamos cómo lograrla sin complicaciones.

Hoy en día, los ritmos de vida son más rápidos que nunca, trabajamos más y nos la pasamos estresados y agotados; y, no obstante, hacemos menos cosas pero no somos tan felices y con tanta productividad como quisiéramos. Esto no tiene que ser así.

El problema es que estamos sobrecargados de información y tareas, que tratamos de tener todo listo en lugar de solo preocuparnos por lo esencial. La solución más factible es concentrarnos solo en lo más importante, eliminar lo demás y permitirnos “dejarnos llevar por la corriente”.

Y aunque puede ser difícil renunciar a todo el ajetreo al que nos hemos acostumbrado, el cambio tendrá tremendos beneficios para tu cordura, niveles de estrés, felicidad y, sí, también de tu productividad. Por eso, hoy te compartimos 10 simples maneras para ser más productivo(a) con un menor esfuerzo:

  1. Aclara tu mente

Es imposible tener una perspectiva, y sabemos que esto es realmente esencial para nuestra productividad, si estamos en medio de un canal de información. Tómate una hora o medio día si es posible, para alejarte un poco de ese ajetreo y poder ver todo el panorama de tu vida y tu trabajo. Este tiempo valdrá totalmente la pena, siempre y cuando les avises a todos que no estarás disponible durante un lapso y piensa en lo que es importante para ti.

¿Qué quieres? ¿Hacia dónde te diriges? ¿Qué deberás hacer para alcanzar tus metas? Otra forma de aclarar tu mente, lo cual es absolutamente necesario para volver a concentrarte en las cosas, es escribir todo lo que necesitas hacer, todas tus tareas, proyectos e ideas. Vacía todos esos pensamientos en un papel y deja de pensar en ellos por un rato.

  1. Enfócate en las tareas esenciales

Una vez que hayas aclarado tu mente, necesitas descubrir qué actividades son más importantes. Hazte la siguiente pregunta: ¿Qué actividades puedo hacer para obtener más a cambio de mi tiempo? Esto te ayudará a identificar esos proyectos que te darán mayor reconocimiento, te llevarán a ganar premios o podrás sacarles mayor provecho.

Busca algo que dará más frutos, no solo algo que olvidarás en algunas semanas, sino aquello que hará que los demás se acuerden de ti. Este tipo de actividades son esenciales y seleccionarlas te ayudará a aumentar tu productividad. Haz una lista de ellas, pues serán tu prioridad durante la semana.

  1. Elimina lo demás

Una vez que hayas realizado tu lista de prioridades, vuelve a revisarla para determinar lo que no es esencial. ¿Puedes eliminar estas actividades de tu horario? ¿Puedes delegarlas? Si la respuesta a estas preguntas es “no”, coloca esas actividades en una lista de espera y después concéntrate en las actividades esenciales.

Revisa de vez en cuando la lista de espera, pues eventualmente verás que mientas menos esenciales sean las tareas, en realidad no eran para nada necesarias y tu productividad aumentará.

  1. Haz las tareas esenciales primero

Si tienes una lista diaria de pendientes y una o dos de esas actividades son realmente importantes, hazlas inmediatamente por la mañana. No esperes hasta el día siguiente, ya que comenzarás a relegarlas y eventualmente otros asuntos de igual o mayor importancia las desplazarán. Pero si las realizas tan pronto como llegan a ti, verás que tu productividad comenzará a crecer.

  1. Elimina las distracciones

Puedes poner todas las actividades que quieras en tu lista, pero si constantemente estás siendo interrumpido(a) por notificaciones de correos, mensajes, llamadas y redes sociales, nunca podrás potenciar tu productividad.

Apaga estas cosas, desconéctate de internet tanto como te sea posible, limpia tu escritorio, paredes y áreas a tu alrededor, y permítete algunos momentos de completa concentración.

  1. Usa herramientas sencillas

No te hagas bolas con un puñado de gadgets o las aplicaciones más recientes y novedosas. Agarra un simple cuaderno para hacer tus anotaciones, una simple lista de pendientes (nada ostentoso y elaborado) y la aplicación más sencilla con la que puedas hacer tu trabajo. Después olvídate de las herramientas y piensa únicamente en las actividades que tienes por desarrollar. Si te preocupas y concentras toda tu atención en las herramientas, no lograrás llegar a ningún lugar.

  1. Haz una cosa a la vez

Hacer multitasking es una verdadera pérdida de tiempo, porque no puedes hacer las cosas con millones de otras sucediendo a tu alrededor al mismo tiempo y robando tu atención. Concéntrate en las tareas esenciales que tienes por delante, excluyendo todo lo demás, de esta manera será más probable que termines en menor tiempo y realices menos esfuerzo.

  1. Encuentra la tranquilidad

Adicionalmente a un lugar de trabajo tranquilo, diariamente necesitas tiempo para ti, donde no pienses en el trabajo. Esto podría ser a través de la lectura, tomar un baño de burbujas, caminar en el parque, tomar clases de natación, salir a correr o hacer meditación, no pasarte la vida revisando tus redes sociales.

Mantente alejado(a) de toda la sobrecarga de información y encuentra ese lugar que te permita realmente concentrarte cuando trabajas y repasar tu día en la mente para obtener una perspectiva que te muestre lo que es esencial.

  1. Sácale jugo a tu trabajo

Una cosa es escribir o crear algo fantástico, pero es totalmente diferente hacer que esa cosa fantástica explote para que la atención se centre en ti y obtengas el reconocimiento que mereces, lo que llevará a más y mejores oportunidades.

Cuando hayas creado “la siguiente gran sensación”, promuévela, muéstrasela a los demás, encuentra una forma de llevarla tan lejos como puedas. No solo hagas algo y pases a lo siguiente; usa tu energía y talentos para aprovecharla y sacarle todo el jugo.

  1. Simplifica lo más que puedas

Al momento que hayas simplificado todo hasta lo más esencial y hayas eliminado las distracciones, entonces podrás ser más productivo(a). No obstante las distracciones y las cosas innecesarias siempre encuentran la forma de regresar a ti y comenzar a acumularse nuevamente.

De vez en cuando revisa lo que estás haciendo, la información que te llega, el tiempo que pasas en una actividad y las herramientas que utilizas, de esta forma te será más fácil simplificar y depurar todo para aumentar tu productividad.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval