Leer más:Cómo organizar tus finanzas personales: la regla 50-20-30

Cómo organizar tus finanzas personales: la regla 50-20-30

Por – 

Parece mentira, pero una de las cosas más difíciles de hacer para la mayoría de las personas es saber en qué se gastan su dinero. Ya ni hablemos de cómo controlarlo. En general, muchas de las soluciones incluyen tablas de control de gastos y presupuestos en general, mismo que acaban con la voluntad de quien apenas empieza.


Mantén el control de tus gastos con esta sencilla regla y siempre conocerás en qué gastaste el dinero.

Parece mentira, pero una de las cosas más difíciles de hacer para la mayoría de las personas es saber en qué se gastan su dinero. Ya ni hablemos de cómo controlarlo. En general, muchas de las soluciones incluyen tablas de control de gastos y presupuestos en general, mismo que acaban con la voluntad de quien apenas empieza.

Para ello, hay un método práctico, usado en empresariales y con amplia aplicación en las finanzas personales: la regla 50-20-30.

¿En qué consiste?

Es una simplicidad para dividir el gasto en tres rubros distintos, sin necesidad de desglosar por área. En cada caso, los números son porcentajes. La regla va así:

El 50% de tu gasto deberá usarse en sostener los gastos necesarios para mantener tu vida. Esto es: alimentación, vivienda y servicios públicos. En México, los servicios públicos son agua y electricidad. También entra transporte si te es necesario para, por ejemplo, ir a trabajar. El 20% estará destinado a metas y obligaciones financieras. Aquí incluye tanto los objetivos de vida futura para forjar un patrimonio como las deudas incurridas. Aportaciones al ahorro para el retiro e inversiones son ejemplos del primer punto, mientras que los abonos a deudas y tarjetas de crédito entran en la segunda parte. El 30% restante se debe gastar en tu estilo de vida. Eso incluye prácticamente todo lo que no entra en categorías anteriores: desde televisión por cable, Internet y suscripciones a revistas hasta cenas en restaurantes, cuidado personal y aficiones.

¿Cómo aplicarla?

Basta empezar con registrar cuáles son tus gastos en cada rubro: gastos esenciales, gastos financieros y gastos discrecionales. Siempre hay que priorizar los dos primeros puntos, ya te permitirá conocer el estilo de vida que te puedes otorgar. Con un poco de esfuerzo dedicado a planear y conocer tus hábitos de gasto, podrás optimizarlos e incluso cumplir las expectativas en los tres campos, independientemente de lo que ganes.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval