Leer más:Cómo funciona un crédito

Cómo funciona un crédito

Por – 

¿Qué es un crédito?


¿Qué es un crédito?

Un crédito es, en términos prácticos, una herramienta para aumentar la capacidad de compra. Nos permite adquirir bienes y servicios que pueden no ser accesibles al pago de contado.

Es uno de los productos financieros más importantes del mundo actual. Su concepto es simple: significa que una institución financiera aprobó prestarnos una cantidad de dinero determinada a cambio del pago futuro de la deuda, más un incentivo por otorgar el capital. Dicho incentivo se conoce como interés (o intereses). El monto que dicha institución está dispuesta a prestar varía, pero en términos generales depende de tu historial crediticio y capacidad de pago.

En términos prácticos, una tarjeta de crédito es más que un certificado de poder adquisitivo. Para usarlas correctamente, vale la pena saber qué es y qué no es.

¿Qué es?

  1. Un facilitador de consumo. Podemos comprar bienes y servicios cuyo precio excede nuestro poder adquisitivo. Al cubrir una deuda a plazos, prolongamos el tiempo necesario para pagar sin causar desajustes en las finanzas personales.
  2. Un aval para el futuro. Nuestros hábitos de pago quedan registrados en el Buró de crédito. Con un uso adecuado, garantizamos mayores líneas de crédito a futuro. Y con un mayor poder de compra, podemos facilitar la adquisición de bienes mayores, como una casa.
  3. Una forma segura de manejar dinero. Disminuimos la necesidad de portar efectivo. Esto nos favorece en caso de extravío o robo, pues la tarjeta se reporta como perdida o robada y no causa mayores deducciones a nuestro dinero. Si perdemos el efectivo, no lo veremos jamás.

¿Qué no es?

  1. Lo primero y más importante: no es una extensión del sueldo. Uno de los errores más comunes en su manejo es adquirir bienes que no necesitamos porque la capacidad de gastar más nos da una falsa sensación de poder. Ese dinero no nos pertenece. Cada peso gastado de una tarjeta de crédito debe ser repuesto, más los intereses correspondientes.
  2. Un vehículo de complacencias. Pocas cosas son tan peligrosas para las finanzas personales que un crédito mal utilizado. La comodidad que brinda su uso puede derivar en pequeñas compras no planeadas que, en suma, desbalancean hasta el presupuesto más meticuloso. Al igual que el efectivo, un crédito debe manejarse con inteligencia.

 

Un crédito es un producto financiero que nos permite disponer de un mayor poder de compra. Al igual que el dinero en efectivo, debe utilizarse de manera inteligente y convertirse en una herramienta para mejorar nuestra calidad de vida. Y, sobre todo, no hay que olvidar que, con el crédito, gastamos hoy el dinero que se ganará mañana.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval