Leer más:Billetes desgastados y billetes grandes

Billetes desgastados y billetes grandes

Por – 

¿Cómo resistirse a los gastos?


¿Cómo resistirse a los gastos?

¿Cuántas veces te ha sucedido lo siguiente? Vas a alguna tienda o centro comercial y se te antoja comprar algo pequeño, como una botana, pero no lo haces porque en tu cartera llevas solo un billete de $500 (0 $1000) y es “demasiado grande” para gastarlo. Bien, no eres el único.

Hay muchas razones por las cuales no estamos dispuestos a utilizar un billete grande para pagar cuentas pequeñas. Primero, está la incomodidad de dejar sin cambio al vendedor (incluso hay lugares en los que ponen un letrero tipo: no aceptamos billetes de alta denominación). En segundo lugar, aparece un efecto psicológico: sencillamente no nos resulta fácil deshacernos de un billete grande. Más aún, estamos más dispuestos a pagar compras pequeñas con billetes más pequeños.

Algo similar sucede con el desgaste: también estamos dispuestos a utilizar aquellas piezas que ya acusan algunos años de uso. Y somos más ávidos en gastar esos billetes antes de uno nuevo o bien cuidado. No nos preguntes por qué: así sucede, hasta hay estudios al respecto.

Todo lo anterior se debe a que, mentalmente, parece estar más justificado hacer compras con un billete de baja denominación. Por ello, es tan familiar esa sensación de que los billetes de $500 “duran más” y que gastamos nuestro dinero “más rápido” si los cambiamos.

¿A qué viene todo esto? Anteriormente hemos hablado sobre los gastos hormiga y la forma de evitarlos. Pues aquí va un empujoncito psicológico para que sea más fácil resistirse a esas fugas de dinero: si acostumbras usar efectivo, pídele al cajero billetes grandes. Y si son nuevos, mucho mejor.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval