deudas

8 pasos para salir de tus deudas

Por – 

Salir de tus deudas no tiene por qué convertirse en una pesadilla. Un poco de organización y los siguientes pasos te ayudarán a salir de cualquier bache financiero.


Salir de tus deudas no tiene por qué convertirse en una pesadilla. Un poco de organización y los siguientes pasos te ayudarán a salir de cualquier bache financiero.

Las deudas son como una soga alrededor de tu cuello: te irritan, te ahogan y limitan tu vida. Todos hemos leído o escuchado historias sobre personas que se deshicieron de sus deudas en solo uno o dos años. Lo que todos ellos tienen en común, son las ganas de reconocer, evaluar y enfrentar el problema mediante un plan para salir adelante. Por esa razón, hoy te compartimos un plan con 8 pasos que te ayudarán a liberarte y a cambiar totalmente:

  • Haz una lista de tus deudas

Antes de poner manos a la obra para atacar tus problemas, debes conocerlos desde la raíz. Haz una lista de cada préstamo o tarjeta de crédito, junto al nombre de tu acreedor, el balance de la deuda, la tasa de interés, pago mínimo mensual requerido y fecha límite de liquidación, en caso de haberla. Estas deudas pueden incluir tu hipoteca, rentas, pagos referentes a tu auto, líneas de crédito, etc.

  • Negocia tasas menores

Antes de que recurras a una empresa reparadora de crédito, agota todas tus opciones. Llama a todos tus acreedores y busca negociar tus deudas. Hay dos opciones estratégicas que ellos utilizan para aminorar el peso de tus créditos:

  1. Reestructurar o negociar los pagos. Generalmente, dependiendo de varios factores (desde el monto, hasta el flujo de efectivo del deudor, así como su historial, antigüedad y tipos de crédito), los bancos pueden acceder a ayudarte a cubrir tu adeudo renegociando los planes de pagos, tanto en tiempos como en monto mínimo de pagos mensuales.
  2. Negocia la deuda. En caso de que tu deuda haya crecido demasiado, puedes acercarte a tus acreedores para negociar un descuento en el total de la deuda. Sin embargo, esta opción puede significar que tengas una mancha en tu historial en el buró de crédito y, evidentemente, esto no es tan fácil como parece pues, en el caso de los bancos, no sería un negocio conveniente.
  • Haz una transferencia de saldo

Si tienes varias deudas bancarias y sientes que no puedes más con ellas, lo más recomendable es hacer una transferencia de saldo para que puedas consolidar la deuda, es decir, reunir en una sola cuenta todos los saldos para obtener una tasa de interés más baja o, por lo menos, un plazo más amplio para realizar los pagos pertinentes, lo cual podría ayudarte a ahorrar hasta el 15% en los pagos de intereses, dependiendo de los productos financieros que utilices.

A pesar de que esto suena como una solución muy viable, es importante sabes que el banco es quien debe invitarte a entrar a estos programas a través de tu estado de cuenta, aunque no debes descartar la posibilidad de comunicarte directamente con ellos para saber si tu caso tiene posibilidad de entrar a este tipo de ayuda financiera. Otra ventaja de esta modalidad es que no habrá consecuencias en tu historial crediticio.

  • De mayor a menor

Una estrategia altamente recomendada por los asesores financieros, es comenzar con los pagos de las deudas que tengan tasas de interés más altas. Desde un punto de vista matemático, mientras más rápido termines de pagar tu deuda más cara, más ligera será la obligación de deuda total.

La mejor forma de lograr esto, es jerarquizar tus deudas de mayor a menor tasa de interés, calcular los pagos mínimos para cada deuda y todo lo que puedas costear para hacer los pagos de liquidación debe estar destinado al compromiso más alto.

  • Viceversa

Esta estrategia es todo lo contrario a la anterior, pues la idea de que liquides primero las deudas menores hará que te sientas más poderoso(a), exitoso(a) y organizado(a) respecto a tus finanzas.

Para llevar a cabo esta estrategia, es necesario que jerarquices tus deudas de mayor a menor saldo, calcules los pagos mínimos de cada una y coloques cada sobrante de los fondos al lado de las deudas con menor saldo. Eliminar las deudas con balances menores a mil o dos mil pesos, rápidamente te hará sentir que tienes todo bajo control y reducirás los riesgos de olvidar pagar a tiempo.

  • Aprovecha las devoluciones y compensaciones de impuestos

¿Tienes saldo a favor en el SAT? Si es así, no se te ocurra gastar tus devoluciones en unas vacaciones improvisadas o en comprar un auto nuevo. Mejor aprovecha ese dinero para pagar tus deudas, ya sean las que tienen mayor tasa de interés o las que tienen un saldo menor.

  • Vende lo que ya no utilices

Seguramente tienes toneladas de cosas que ya no te sirven y probablemente tienes una buena cantidad de dinero almacenada en tu casa en objetos que no ton de utilidad para ti, pero que alguien más puede darles mejor uso, así que saca una cuenta en Craiglist, eBay o MercadoLibre y comienza a vender todos esos ítems que no te sirvan. Incluso podrás considerar vender tu carro para comprar uno más pequeño y que consuma menos gasolina.

  • El efectivo es lo mejor

Por alguna razón psicológica, cientos de estudios han demostrado que usar tarjetas de las tarjetas nos impide valorar y dimensionar el impacto de nuestras compras. Como resultado de esto, estamos dispuestos a gastar más en las mismas cosas o salirnos de nuestro presupuesto cuando usamos las tarjetas, en comparación con las ocasiones que usamos efectivo.

Las consecuencias: tienes que darle un respiro a tus tarjetas de crédito. No es necesario que las canceles porque son bastante útiles en casos de emergencias o trámites por internet, como reservaciones de boletos de avión o renta de autos. Sin embargo, es importante pensar mil veces antes de usarlas indiscriminadamente.

¿Tienes tarjeta de débito? También debes controlarla y procurar que todos tus pagos sean en efectivo totalmente para que puedas mantenerte constante y a la par de tu presupuesto. Así que semanal o quincenalmente, realiza una visita al cajero y retira el efectivo que tengas planeado gastar durante ese periodo, ponlo en un sobre y úsalo conforme vayas necesitándolo. Te sorprenderá cuánto puedes avanzar en tu camino a una vida libre de deudas.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval