Despertar sin sentirte cansado

6 maneras para despertar sin sentirte cansado

Por – 

Despertar sin sentirte cansado es más que dormir 8 horas seguidas. Hoy te compartimos 6 pasos fundamentales para lograrlo.


Despertar sin sentirte cansado es más que dormir 8 horas seguidas. Hoy te compartimos 6 pasos fundamentales para lograrlo.

Cuando se trata el tema de despertar sin sentirte cansado, siempre hay una percepción común sobre dormir entre 6 y 8 horas cada noche. A pesar de que esta es una creencia con la que hemos convivido durante mucho tiempo, estudios recientes han sugerido que esta es una afirmación genérica que carece de fundamentos sólidos. Más específicamente, el Centro de Investigación del Sueño en Surrey, Reino Unido, sugiere que es la calidad del sueño lo que realmente importa, no la cantidad. Por otra parte, la cantidad óptima de sueño varía entre cada persona, siendo el lapso promedio entre 5 y 9 horas en total.

6 maneras de despertar sin sentirte cansado

Dado que esta nueva visión revela muchas cosas, resalta la idea de que es posible despertar sin sentirte cansado desde temprano, sin importar la cantidad de sueño que se haya tenido la noche anterior. Siempre y cuando hayas disfrutado un sueño profundo y reparador, no tendrás problema en despertar a la mañana siguiente sin sentirte aletargado o cansado en exceso.

Asimismo, existen ciertos pasos que puedes seguir para despertar sin sentirte cansado, lo cual significa que deberás crear una rutina antes de ir a dormir y después de despertar. Por eso, aquí te compartimos los que deberás hacer para lograr que a la mañana siguiente puedas comenzar el día lleno de energía.

¿Qué hacer la noche anterior?

  1. No tomes café o vino tinto ni comas chocolate antes de dormir

Si quieres disfrutar una noche de descanso y sueño profundo, es importante que tu ciclo de sueño se mantenga sin interrupciones. Aparentemente toma hasta 4 horas entrar en una etapa profunda y energizante del sueño, por ejemplo, las constantes interrupciones durante este periodo, tendrán repercusiones negativas en la calidad de tu sueño y te dejarán con la sensación de cansancio.

Una de las principales causas de la falta de descanso, está directamente relacionada con nuestra alimentación, pues se ha comprobado que algunos alimentos y bebidas alteran tu sistema digestivo, provocando interrupciones en el sueño. El café, el vino tinto y la leche con chocolate son los principales ejemplos, por lo que es recomendable evitarlos antes de dormir. De preferencia, no consumas estos productos después de la comida y procura eliminarlos de tu dieta pasadas las 6 de la tarde.

  1. Ve al baño antes de acostarte a dormir

Si bien muchos procuran ir al baño antes de meterse a la cama, muchos pasan el tiempo previo leyendo, viendo televisión o jugando videojuegos. Sin embargo, tu vejiga puede llenarse lentamente a lo largo de este tiempo, particularmente debido a que tus riñones siguen trabajando durante toda la noche mientras duermes.

Esto significa que, en lugar de permitir que tu vejiga únicamente te moleste en la mañana, interrumpirá tu sueño a la mitad de la noche. Esto solo contribuirá a que tus horas de descanso no sean continuas y tu sueño sea intermitente, por lo que es crucial que pases al baño antes de acomodarte en tu cama para dormir, aun cuando no sientas tantas ganas de ir. Es importante que hagas un esfuerzo por tener sueño de calidad para que puedas despertar sin sentirte cansado a la mañana siguiente.

  1. Asegúrate de que tu habitación refleje los principios básicos del Feng Shui

A pesar de que el Feng Shui no es algo en lo que todas las personas crean, es un antiguo arte chino que tiene algunas bases en los valores occidentales y en la lógica. Siguiendo los principios básicos del Feng Shui y organizando la disposición de tu habitación, puedes facilitar un mejor descanso que te dejará fresco y energizado a la mañana siguiente.

Es por esto que el plano de tu habitación es lo más importante desde la perspectiva del Feng Shui, de manera que hay diversos pasos que puedes seguir para colocar adecuadamente tus muebles y la posición de tu cama. Esto último es fundamental, pues la cama debe estar colocada de forma que puedas ver la puerta desde tu posición de reposo sin estar en la trayectoria directa de esta cuando se abra. Así tendrás una sensación de seguridad mientras duermes, logrando un sueño más reconfortante.

De igual forma, es indispensable pensar en los colores que usas en tu recámara, pues impactarán directamente en tu humor cuando te estés preparando para dormir. Quedarse dormido con una perspectiva positiva mejora drásticamente la calidad y la tranquilidad del sueño, por lo que bastará con aprovechar la psicología del color para crear el ambiente ideal. La combinación de colores azul pastel y tonos verdes es altamente recomendable, pues desencadena sentimientos de serenidad, calma y armonía sin abrumar tus sentidos.

¿Qué hacer para despertar bien?

  1. Concéntrate en algo feliz y emocionante cuando abras los ojos en la mañana

Los sentimientos de ansiedad y estrés siempre parecen peores durante la mañana, gracias a una combinación de patrones de pensamiento inconsciente que surgen durante el sueño y al aumento del nivel de cortisol en el cuerpo. Esto puede dejarnos una sensación de agotamiento y somnolencia, incluso después de una buena noche de sueño. Por lo tanto, es necesario evitar que estas sensaciones surjan, concentrándote en cosas positivas relacionadas al día que está empezando.

Esto será más sencillo algunos días, así que deberás ser proactivo y procurar planificar tus semanas haciendo anotaciones en una agenda o calendario. Los cumpleaños y aniversarios ofrecen felicidad y emoción al instante, pero también puedes comenzar a buscar algunas fechas que sean significativas para ti. No importa lo que escojas para enfocarte en algo positivo, pues comenzar tu día con emoción te ayudará a energizar tus sentidos y aliviará la sensación de fatiga.

  1. Crea una rutina de ejercicios que puedas seguir fácilmente

Si bien es posible despertar sin sentirte cansado, la sensación de alerta puede desvanecerse rápidamente si no sabes cómo mantenerla. Aquí es donde una rutina fácil de ejercicios se convierte en algo relevante, pues esto tiene el potencial de elevar tus ánimos de manera inmediata y aumentar tu s niveles de concentración y enfoque.

Esto se debe a que un ejercicio tan sencillo como trotar, provoca que tu cerebro libere varias sustancias químicas y endorfinas en tu sistema circulatorio, lo cual puede aliviar los síntomas de estrés, somnolencia e, incluso, dolor en algunos casos. Interesantemente, también se ha comprobado que una rutina matutina de ejercicios también incrementa tus niveles de energía por todo el día, siempre y cuando te enfoques en adoptar disciplinas que se adapten a tu condición física y horario.

  1. Hidrátate tan pronto como abras los ojos

De acuerdo con varios estudios, la forma como hidratas tu cuerpo cuando despiertas por las mañanas, influye directamente en tu estado mental. Comenzar tu día con un sencillo vaso de agua (antes de desayunar) ayuda a tu metabolismo a ponerse en marcha, por lo que es de gran ayuda para despertar rápido y sentirte más alerta.

En cuanto al consumo de bebidas calientes durante el desayuno, procura no tomar café diariamente. A pesar de que históricamente se ha considerado que esta bebida sea la clave para estimular nuestros sentidos, la ciencia ha probado que el cuerpo se acostumbra paulatinamente a los efectos de la cafeína, por lo que cada vez necesitas consumir más y más para alcanzar los resultados deseados.

Teniendo esto en mente, el café debe ser consumido ocasionalmente y, en algunos casos, cuando te sientas particularmente cansado. Puedes emplear alternativas como el consumo de frutas o te, de manera regular e intermitentemente.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval