Ahorrar

5 tips para ahorrar dinero más fácilmente

Por – 

Ahorrar no significa que debas hacer muchos sacrificios. Una buena administración de tus ingresos y gastos te evitará muchos problemas. Aquí te compartimos 5 tips que te harán ahorrar más dinero.


Ahorrar no significa que debas hacer muchos sacrificios. Una buena administración de tus ingresos y gastos te evitará muchos problemas. Aquí te compartimos 5 tips que te harán ahorrar más dinero.

El dinero es algo que necesitamos para sobrevivir en el mundo actual. Tenerlo no es precisamente equivalente a ser rico, pero puede ser una parte del camino. Debido a la volatilidad de la economía y los incrementos en las tasas de inflación, el costo de vida se ha elevado rápidamente y ha hecho que nuestra lucha de supervivencia se haga más difícil cada vez, por lo que ahorrar puede representar una pesadilla de la que muchos quieren huir.

Todos los días libramos batallas por mantenernos mientras ganamos salarios poco justos y/o equitativos, por lo que los caminos para poder ahorrar más dinero deben mantenerse abiertos siempre. Independientemente de la cantidad que venga en tu cheque quincenal, siempre hay maneras de ahorrar si tus finanzas personales son manejadas de manera adecuada.

Ahorrar es una cuestión de hacer cálculos, planear y prepararse. Por eso, hoy te compartimos 5 tips que te permitirán manejar tus finanzas personales de manera más eficiente y, de esta forma, ahorrar no se convertirá en un martirio cada quincena:

  1. Establece límites razonables

Las compras compulsivas son una plaga que se ha establecido en nuestros hábitos de consumo, durante muchos años. Si sabes que estás a punto de recibir dinero, no lo gastes antes de tenerlo. Calcula los porcentajes de lo que necesitas para lo que necesitas abonar en las cuentas como agua, luz, teléfono, etc. y asegúrate de pagar todo a tiempo para evitar recargos.

Si comienzas a atrasarte con los pagos, las cosas pueden tornarse un poco difíciles y podrás llegar a sentirte con la soga en el cuello. Lo más recomendable es combatir estos problemas previniéndolos con gastos inteligentes. Realmente no necesitamos muchas cosas para ser felices. Una vez que hemos pagado las necesidades básicas, como alimento, ropa, transporte y un lugar donde vivir, todo lo demás se convierte en un lujo que muchos damos por sentado, todos los días.

Ser capaz de costear estos lujos es una bendición, pero no lo uses como una excusa para despilfarrar. Pregúntate esto antes de gastar dinero en artículos que quieres pero realmente no necesitas: ¿Mi yo del futuro estará feliz con esta compra que quiero hacer? Si la respuesta inicial es “no”, entonces te estás haciendo un favor al reducir los niveles de ansiedad y estrés al negarte a ponerte a ti mismo en una situación turbulenta.

Dale un propósito a cada peso que ganas y deja de caer en la trampa de comprar productos inútiles, gracias a la propaganda y la publicidad. Márcate límites a la hora de comprar cosas y verás que tu vida comenzará a cambiar poco a poco. Paulatinamente, el ahorro se convertirá en una práctica común y no te será tan difícil decir “no”.

  1. Invierte en ti mismo

Cada que recibas dinero, cierto porcentaje debe ser tratado como si fuera radiactivo. Esa parte no debe ser tocada a menos de que las circunstancias sean tan extremas que necesiten ser mejoradas con ayuda de este dinero. Deposita este monto en una cuenta de ahorros que te proporcione una tasa de interés alta. También puedes ponerlo en tu cuenta de ahorros para el retiro.

Esto asegurará que tu dinero estará asegurado para el futuro a través de inversiones que te ayudarán a generar más dinero y te darán estabilidad. Asimismo, tener una vida social es fundamental para asegurar tu salud y bienestar. Las actividades más comunes son salir a eventos, cenar en un restaurante o ir al cine. Todas estas variables pueden dejarte con los bolsillos un poco vacíos, si las realizas constantemente.

Tus amigos podrán entender si no asistes a ciertos eventos sociales, pero si no lo hacen, realmente no son tus amigos y deberías considerar la opción de alejarte de estas personas. Usa el tiempo que generalmente utilizas en actividades recreativas, para estudiar algo nuevo y descubrir cosas interesantes. Podrías sorprenderte a tu mismo encontrando formas de invertir tu dinero sabiamente.

Las más grandes ideas son creadas por la imaginación en los momentos de reflexión y soledad. Sé un poco más egoísta y aprecia tu tiempo a solas, pues habrá momentos en tu vida en los que no podrás tenerlos con la frecuencia que te gustaría. Tómate este tiempo para realmente evaluar tu vida y te impedirá gastar en cosas que no necesitas.

De igual forma, no olvides que tu salud es la mayor inversión, así que no minimices gastos que se relacionen con este rubro. No serás capaz de disfrutar la belleza de la vida sin tener buena salud, por lo que debes ser inflexible cuando tengas que invertir en tu salud. Realizar ahorros solo en los gastos, solo te hará daño a largo plazo. Las soluciones inmediatas tienden a hacer que los problemas ya presentes crezcan gradualmente con el paso del tiempo.

  1. Desarrolla un plan financiero

Tener ayuda profesional es un extra, pero realmente no necesitas de la asesoría de un experto en finanzas para manejar tu dinero de manera efectiva. Comienza con identificar tus hábitos de compra. Escribe tus gastos diarios y toma en cuenta lo que hace que gastes más dinero.

Si no se trata de rubros importantes como salud, comida, ropa (no, no significa que debas gastar en prendas de diseñador) o vivienda, entonces estás derrochando tu dinero en lujos innecesarios. Este hábito puede ser difícil de dejar, pero debes recordarte a ti mismo que ahorrar dinero es más importante que dejarte llevar por tus deseos.

Todos cometemos errores cuando se trata de gastar dinero, pero la clave es minimizarlos poniendo objetivos y siendo cauteloso. Guarda tus comprobantes de compras para que puedas anotar todos los patrones de gastos cada día de la semana. Identifica cuáles necesitan ser cambiados y cuáles no. Siempre hay métodos para mejorar nuestros hábitos.

  1. Consiéntete de vez en cuando

Después de crear un plan financiero, mereces una recompensa. No se trata de que compres algo demasiado caro. Basta con comprar pequeñas cosas que puedas agregar a un objeto más grande. Recuerda que es importante que cada peso tenga un propósito, pero también debes aprender a vivir la vida y a disfrutarla. Conocer tu situación financiera te permitirá realizar un seguimiento de tus gastos al momento de consentirte y, de esta forma, no excederás tus límites.

  1. Haz que tu dinero trabaje para ti

Sí, tener una ocupación que te genere ingresos no es sinónimo de estar sometido a lo que haces por dinero. Esto es solo el comienzo para ampliar tus horizontes a mayores cosas. La razón por la que las personas con dinero pueden mantener sus fortunas es debido a una administración meticulosamente diseñada, pues no pasan tanto tiempo intentando hacer dinero como una persona promedio lo hace.

La gente con dinero dedica la mayor parte de su tiempo ideando, pensando y descubriendo cómo administrar su dinero de mejor manera para que este pueda trabajar por ellos. Se enfocan en el retorno de inversión en lugar de enfocarse en cuánto dinero pueden hacer trabajando. Todo es cuestión de lo que decides invertir para determinar el valor de aquello que recibirás.

Estos pequeños detalles son lo que separan a las personas ricas de las pobres. Ellos tienen una metodología designada que trabaja para ellos. El tiempo es dinero, pero si el reloj va en tu contra, ¿cómo esperas generar ingresos? Hacer que tu dinero trabaje para ti se trata de poner el tiempo de tu lado. Es importante que tus ingresos sean mayores a tus gastos, pues esta es la clave para ahorrar estratégicamente.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval