Leer más:5 hábitos creativos que todo emprendedor debería tener.

5 hábitos creativos que todo emprendedor debería tener.

Por – 

Emprendedor creativo = Emprendedor exitoso.


Emprendedor creativo = Emprendedor exitoso.

Quienes incursionan en el mundo de los negocios solo piensan en el dinero, mientras que quienes se mueven en el área de la creatividad buscan una recompensa personal e intangible. Esta es una idea generalizada que superficialmente parecería verdad, sin embargo, al profundizar en el tema, nos damos cuenta de que no es cierto.

Estos dos tipos de persona no son tan diferentes. De hecho, su mundo es tan parecido a veces, que los creativos se convierten en implacables negociantes o magnates de los negocios. Por su parte, los emprendedores son más reacios a aprovechar su creatividad.

Por eso, he aquí algunos hábitos que si eres emprendedor deberías adoptar. Utilizar las dos caras de la moneda puede ser la clave para que alcances el éxito.

Perfeccionar y practicar tus presentaciones

La mayoría de los escritores no comenzaron su carrera trabajando para editoriales o revistas grandes. Todos comenzaron desde abajo, trabajando en historias pequeñas y presentando a sus editores y jefes las historias que querían escribir. Plantearon muchos temas y perspectivas y recibieron un sinfín de negativas antes de concretar un sí.

Tú como emprendedor pasas o pasarás por un proceso similar al presentar su producto o servicio a inversionistas y clientes potenciales. Algo que debes tener en cuenta es que, probablemente, recibirás muchísimas negativas en el inicio. Ante esto, tu trabajo es diseñar y perfeccionar varias presentaciones dependiendo de tu target.

Si te aferras a una sola presentación y no da resultados, es probable que necesites reconsiderarla y cambiarla.

Eliminar a tus favoritos

La filosofía de escritura de William Faulkner, narrador y poeta estadounidense, era: “En la escritura, tienes que matar a tus favoritos”. Faulkner se refería a que a veces, un escritor debe deshacerse de los elementos que no funcionan. Frases, personajes o escenas pueden sustentarse dentro de la historia, pero si no aportan lo suficiente, deben irse.

Puesto en un contexto de negocios, esto podría tomarse como que no hagas negocios con tus amigos. Sin embargo, debería tomarse también como Faulkner lo pensaba. No porque una idea haya tardado mucho en desarrollarse o tuviera mucho potencial al inicio, funciona. Si no aporta algo nuevo o no tiene ventas, córtala de tajo y no pongas más esfuerzos en ello.

Muestra más de lo que dices

Los escritores en lugar de decir “alto”, describen la longitud de la sombra que se forma en el piso con su presencia. En lugar de describir a alguien como “feliz”, pintan sus acciones y facciones para dar a entender su felicidad.

Pasa lo mismo en los negocios. En lugar de mencionar las características de tu producto o servicio, debes demostrar que es diferente, que merece la pena, que tiene resultados.

Inspírate en cosas poco convencionales

Los escritores no solo se inspiran de los autores que admiran o de los textos que leen, se inspiran con cualquier cosa que ven, desde los zapatos de un niño en la calle hasta el último comercial de refresco.

Si te concentras solo en la visión que tienes dentro del mundo de los negocios, no serás capaz de innovar. En lugar de buscar crear “algo como Uber, pero (inserta aquí una nueva característica)”, debes ir más allá de lo que conoces. Salir de tu zona de confort propiciará que tus ideas sean más grandes, audaces y originales.

Busca lo que el mundo necesita

Los escritores dicen que cuentan las historias que el mundo debe conocer. Quieren llenar un vacío. Tú como emprendedor debes hacer lo mismo. En lugar de hacer una copia de algo que ya existe, debes llenar un espacio, un silencio. No prestes atención a los casos de éxito pues los tomarás de referencia y no verás más allá. Al ver las ausencias, encontrarás lo que el mundo necesita.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval