administrar tu tiempo

20 tips para administrar mejor tu tiempo

Por – 

Administrar tu tiempo es una gran herramienta para alcanzar el éxito y tener el control de tus días y actividades. Si no sabes cómo empezar, sigue leyendo.


Administrar tu tiempo es una gran herramienta para alcanzar el éxito y tener el control de tus días y actividades. Si no sabes cómo empezar, sigue leyendo.

¿Generalmente eres puntual o siempre llegas tarde? ¿Terminas las cosas en el tiempo que has estipulado? ¿Entregas tus reportes y trabajo en tiempo? ¿Eres capaz de acabar tus pendientes antes de las fechas de vencimiento? ¿Te consideras bueno(a) para administrar tu tiempo?

Si tu respuesta es “no” a cualquiera de las preguntas anteriores, eso significa que debes mejorar tu habilidad de administrar tu tiempo. Por eso, aquí te compartiremos 20 tips para mejorar esta destreza:

  1. Crea un plan diario

Planea tu día con anticipación. Es recomendable que sea lo primero que hagas en la mañana al despertar o, mejor aún, la noche anterior antes de dormir. Esto te dará una visión amplia sobre cómo se desarrollará tu día y, de esta manera, tendrás todo bajo control, pues tu trabajo del día se apegará al plan.

  1. Asigna tiempos límite para cada tarea

Ten muy claro qué necesitas terminar y a qué hora debes tener lista cada tarea. Esto prevendrá que estés arrastrando tu trabajo y puedas comer a un horario asignado, en lugar de dedicar este momento a otras actividades.

  1. Usa un calendario

Tener un calendario o agenda es un paso fundamental para la administración de tu tiempo. Puedes apoyarte en la tecnología y utilizar los calendarios y agendas disponibles como aplicaciones para crear entradas en cualquier momento. Asimismo, puedes sincronizarlas con tus correos electrónicos y otros dispositivos.

  1. Utiliza un cuaderno de notas o un organizador

Esto te ayudará a mantener todo bajo control, pues será tu herramienta central para organizar información, tener listas de pendientes, proyectos y otra gran cantidad de puntos necesarios en tu vida.

  1. Conoce tus tiempos de entrega

Siempre debes tener muy claros tus tiempos de entrega, así que anota y resáltalas en tu calendario y organizador para que sepas cuándo terminar tus pendientes.

  1. Aprende a decir “no”

No agarres más pendientes de los que puedes manejar. Para las distracciones que llegan cuando estás ocupado(a) trabajando, siempre ten a la mano un firme “no”; o en caso de que sean inevitables, administrar tu tiempo debe ser tu prioridad para asignarles un lapso momentos después de que hayas terminado lo que ya estaba programado.

  1. Procura llegar antes de tiempo

Generalmente, cuando procuramos ser puntuales, terminamos llegando a tiempo o tarde, y regularmente ocurre esto último. Sin embargo, al procurar llegar antes de tiempo, lo más probable es que logres estar puntual en todas tus citas. Lo mismo ocurre con tus fechas de entrega, pues de esta manera podrás entregar antes y/o tener un tiempo de respaldo por si ocurre alguna eventualidad.

  1. Acomoda tus actividades en bloques

Esto significa que deberás restringir tu trabajo a cierta cantidad de tiempo. Procura administrar tu tiempo y dedicar lo suficiente a cada actividad que tengas planeada; esto significará que podrás anticipar la cantidad de tiempo diario para terminar cierto proyecto o tarea y evitarás estar corriendo con todo a última hora.

  1. Ten un reloj a la vista

Algunas ocasiones, estamos tan metidos en nuestras actividades que perdemos la noción del tiempo. Tener un reloj grande frente a ti, te ayudará a mantenerte al tanto de la hora y el tiempo que te queda para realizar tus tareas.

  1. Programa recordatorios 15 minutos antes de un evento

Muchas aplicaciones para administrar tu tiempo tienen esta función. Si tienes una reunión muy importante a la cual debes asistir, programa una alarma con 15 minutos de anticipación para que no olvides dicho evento.

  1. Concéntrate

¿Te has dedicado a hacer muchas tareas al mismo tiempo que al final del día no terminaste ninguna? Si te ha sucedido, lo más recomendable es dedicarte a una sola actividad a la vez. Cierra todas las aplicaciones que no estés usando en ese momento, al igual que todas las ventanas que tengas abiertas en tu navegador. Enfócate solamente en lo que estás haciendo e, indudablemente, serás más eficiente.

  1. Elimina todas las distracciones

Identifica todas esas cosas que te distraen en tu trabajo: desde mensajes instantáneos, llamadas telefónicas o mensajes de texto y evítalos durante tus horas más productivas. Probablemente te parezca algo imposible de hacer, pero verás que esto te ayudará a concentrarte más en todas tus actividades.

  1. Dale seguimiento al tiempo que empleas

Elige el lapso que quieras monitorear (desde media hora, hasta una). Cuando este haya terminado, anota todas las actividades que realizaste. De esta forma podrás ver si tienes fugas y cómo mejorar tu eficiencia.

  1. No te compliques con detalle sin importancia

Olvídate de hacer todo a la perfección, ya que nunca te saldrán las cosas justa y precisamente como las estabas planeando y tratar de hacerlo solo será una pérdida de tiempo. Ser perfeccionista no siempre es la mejor opción.

  1. Aprende a fijar prioridades

Partiendo del punto en el que no puedes hacer todo, aprende a poner prioridad en las actividades realmente importantes y deja pasar aquellas que no valgan la pena. Aplica el principio 80/20 que es la clave principal: 80% de los resultados se obtienen de 20% de los esfuerzos; sin embargo, para completar ese 20% faltante de los resultados, se debe poner 80% de los esfuerzos. Enfócate en la imagen general primero y después dedícate a los detalles.

  1. Aprende a delegar

Si hay cosas que otros podrían hacer mejor o cosas que no son tan importantes, considera delegarlas. Esto te quitará un gran peso de encima y podrás enfocarte en las tareas que son realmente importantes.

  1. Junta tareas similares en una misma

Por ejemplo, puedes categorizar tu trabajo en grupos:

  • Redacción
  • Revisión
  • Administración
  • Implementaciones

Tú decides cuántas categorías necesitas y qué requisitos tiene cada una. Si necesitas hacer llamadas, reserva un lapso para dedicarte únicamente a esta actividad.

  1. Elimina lo que te quita tiempo

¿Te suenan familiares Facebook y Twitter? ¿Cuánto tiempo dedicas a las redes sociales? ¿Qué tal WhatsApp? Te costará trabajo, pero debes dejar de revisarlas tan seguido. Mejor asigna un periodo para revisarlas durante tus descansos o cuando estés en casa.

  1. Detente cuando lo necesites

La principal razón por la que nos excedemos en pendientes es porque no sabemos detenernos cuando lo necesitamos. No tengas miedo a decir “basta” cuando tu carga de trabajo sea más que suficiente. Es mejor que mantengas tu cordura y tu salud, a terminar con cientos de pendientes encima.

  1. Deja un tiempo de margen entre actividades

No se trata de ser un robot, sino de organizar tu tiempo, por eso es importante que entre actividades dejes de 5 a 10 minutos para poder cambiar entre tareas. Esto te ayudará a darle un cierre a la anterior y prepararte para la siguiente.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval