grandes líderes

10 características que tienen los grandes líderes

Por – 

Los grandes líderes tienen todo tipo de formas y tamaños, y ciertamente no están limitados a un tipo de industria en particular o en las más grandes empresas.


Los grandes líderes tienen todo tipo de formas y tamaños, y ciertamente no están limitados a un tipo de industria en particular o en las más grandes empresas.

Un gran líder puedes ser cualquiera, desde un político hasta el dueño de una cafetería. Sin embargo, a pesar de las vastas diferencias profesionales y contextos personales, existen ciertas características que todos los grandes líderes tienen en común. LA pregunta es, ¿ves alguna de estas cualidades en ti?

  1. Tienen actitud positiva

Los grandes líderes saben que no tendrán un equipo feliz y motivado si ellos mismos no tienen una actitud positiva. Esto puede ser logrado al mantenerse positivos ante las situaciones que no estén resultando como se habían planeado, y creando una atmósfera laboral relajada y tranquila.

Incluso las cosas sencillas como llevar una caja de donas u organizar una salida a comer el último viernes de cada mes, puede hacer mucha diferencia en la actitud de un equipo. Una ventaja adicional es que será más probable que los miembros del equipo trabajen con más ganas y estén dispuestos a cubrir horas extras cuando sea necesario, si ellos se sienten felices y apreciados.

  1. Saben manejar los fracasos y los contratiempos

No importa cuán duro trabajes para evitarlo, pero los contratiempos siempre están a la orden del día. Y eso está bien. Solo necesitas permanecer calmado y con un pensamiento lógico a través de cada situación. Los grandes líderes avanzan paso a paso y utilizan todos los recursos a su alcance.

Lo que ellos jamás hacen, es perder la compostura y revelarle a su equipo todas sus preocupaciones. Esto, sin lugar a dudas, los orillaría a crear un ambiente negativo plagado de miedo y estrés acumulado. Los grandes líderes, de hecho, guían a su equipo, incluso cuando se enfrentan a fracasos y contratiempos.

  1. Toman las responsabilidades

Los grandes líderes saben que cuando se trata de su empresa, lugar de trabajo o cualquier situación en la que se encuentren involucrados, necesitan tomar la responsabilidad del fracaso, de manera personal. ¿Cómo pueden esperar que los empleados se hagan responsables si ellos mismos no lo hacen?

Crear excusas y poner por delante mil excusas, no es algo que hagan los grandes líderes. Ellos se hacen responsables y trabajan para arreglar los problemas tan pronto como se pueda. Esto prueba que son personas confiables y con integridad.

  1. Ayudan a que su equipo crezca profesionalmente

Cualquier gran líder sabe lo importante que es ayudar a desarrollar las habilidades de aquellos que lo rodean. Pero solo los mejores pueden reconocer esas habilidades que nadie ha notado antes. Esto no solo ayudará a los miembros a crecer profesionalmente, sino que mejorará y fortalecerá las relaciones en el equipo.

Adicionalmente, es muy probable que se desarrollen habilidades que el líder no posea, pero que sean beneficiosas para el lugar de trabajo. Comparte tu conocimiento con tu equipo y dales la oportunidad de alcanzar grandes cosas. De esta manera te ganarás su respeto y lealtad.

  1. Saben delegar

No importa cuánto lo desees, realmente no puedes hacer todo tu solo. E, incluso si pudieras, en un ambiente de equipo eso sería una pésima idea. Los grandes líderes reconocen que delegar hace más que solamente aliviar sus niveles de estrés (aunque esto, obviamente, es una gran ventaja). Delegar demuestra que confías plenamente en las habilidades de tu equipo.

Al demostrar este nivel de confianza, ayudan a que tu equipo sienta lealtad hacia ti y las decisiones que tomes, generando un ambiente relajado. Todos quieren sentirse apreciados por sus esfuerzos, pero tampoco se trata de que delegues todo tu trabajo para que puedas tomar una siesta bajo tu escritorio. Confía las tareas que fácilmente pueda realizar un miembro de tu equipo y concéntrate en las que sean prioritarias para ti.

  1. Saben comunicarse

Esto es más complicado de lo que parece. Las buenas habilidades comunicativas, son esenciales para todo buen líder. Probablemente tú entiendas a la perfección el laberinto de pensamientos que hay en tu cabeza, pero eso no significa que puedas plasmar esas ideas de manera adecuada y que las expliques a los demás, entendiéndote inmediatamente.

Si frecuentemente te sucede que la gente no entiende lo que estás queriendo decir, sería conveniente que evites pensar que todos están mal y tú tienes siempre la razón. Los grandes líderes deben ser capaces de comunicarse claramente con la gente que los rodea; interpretar adecuadamente lo que los demás dicen; y no tomar nada de manera personal. Si esta área se te dificulta, alienta la comunicación entre los miembros de tu equipo y promueve un ambiente de apertura y sensatez.

  1. Muestra confianza en ellos mismos

Los grandes líderes deben exhibir un aire de confianza si quieren triunfar. Es importante que no se confunda esto con los conceptos de auto-satisfacción y arrogancia. Un gran líder sabe que debe inspirar a su equipo, no desalentarlos o hacerlos sentir menos. La confianza es un punto crucial porque la gente estará observando tu comportamiento, particularmente si las cosas no están saliendo bien.

Si te mantienes tranquilo y sereno, los miembros de tu equipo lo harán también indudablemente. Como resultado, los ánimos y la productividad permanecerán altos y el problema en cuestión será resuelto más rápido. Si tú entras en pánico y te das por vencido, inmediatamente se darán cuenta y las cosas simplemente no saldrán bien. Así que mantén la confianza en ti mismo sin ser déspota.

  1. Usan su intuición

Se puede decir, sin temor a equivocaciones, que los grandes líderes deben navegar por aguas desconocidas, en algún punto de sus carreras (hablando en sentido figurado, obviamente). Debido a esto, ellos tienen la habilidad de confiar en su intuición y asimilar experiencias pasadas para guiarse. Asimismo, deben aprender a confiar ciegamente en su intuición, con la finalidad de guiar a su equipo y a los miembros de manera individual.

  1. Tienen sentido del humor

Es imperativo, para cualquier tipo de líder, tener sentido del humor, especialmente cuando las cosas salen mal. Y seguro esto sucederá. Los miembros de tu equipo estarán pendientes de tu reacción en una situación complicada. Así que lo mejor será no entrar en pánico y conservar la calma en todo momento.

Necesitarás ser capaz de tomar las cosas con humor, pues si el ánimo del equipo cae, también lo hará la productividad. Establece esta prioridad en el ambiente laboral para cada contratiempo y motiva el buen humor y los debates personales en el trabajo. Después de todo, la oficina no tiene que ser un cuartel militar donde nadie pueda moverse durante 8 horas.

  1. Demuestran compromiso

Esto tiene un doble significado. En primer lugar, necesitas apegarte a tus compromisos y promesas. Si no lo haces, te convertirás en un líder poco confiable y tu equipo no querrá comentarte sus inquietudes o propuestas. En segunda, debes ser la persona más comprometida y trabajadora de tu equipo.

Todos hemos escuchado la frase “Predica con el ejemplo”. Todos los grandes líderes la aplican. ¿Por qué todo tu equipo debería molestarse en dar el 100% si tú no lo haces? Al probar que realmente estás comprometido con la causa de la empresa, inspirarás a los demás a hacer lo mismo y, también, te ganarás su respeto e impondrás una buena ética laboral.




¡Solicita tu préstamo ahora!

Obtén tu préstamo con Autoaliviana En menos de 24 horas sin investigación de buró de crédito y sin aval